modelo de solicitud de medida cautelar en caso de violencia intrafamiliar
Derecho de Familia Modelos

Modelo medida cautelar – violencia intrafamiliar

SOLICITUD MEDIDA CAUTELAR

S.J.L. DE FAMILIA

[______], cédula de identidad número [______], en autos sobre violencia intrafamiliar caratulados “[______]”, RIT: [______], a US. respetuosamente digo:

Por este acto vengo en solicitar a US. decretar la medida cautelar establecida en el artículo 92 N° 2 de la ley N° 19.968, ordenando al denunciado de autos me permita retirar mis efectos personales de la casa que compartíamos, además de los muebles que adquirí con mi trabajo durante nuestra convivencia.

Como consta en este proceso, tuve que abandonar el hogar que compartía con mi cónyuge en forma intempestiva, sin tener la posibilidad de retirar absolutamente nada. Actualmente estoy viviendo en una casa que está sin muebles, pues los míos siguen en poder de mi agresor. Por conocidos que tenemos en común me he enterado que él piensa vender esa casa en un tiempo muy próximo, por lo que es urgente que US. me autorice a retirar mis efectos personales, además de los muebles que me pertenecen, que en mis circunstancias actuales me son de suma necesidad.

POR TANTO, en virtud de lo dispuesto en el artículo 92 N° 2 de la ley N° 19.968,

SOLICITO A US.: Decretar medida cautelar.

Notas:

En los casos de procedimientos especiales, así como los de violencia intrafamiliar, la Ley de Tribunales de Familia es menos exigente para dictar alguna medida cautelar, según los disponen los artículos 71 y 92 de la misma.

La Ley de Violencia Intrafamiliar establece expresamente, en su artículo 7°, las situaciones de riesgo que obligan al tribunal, con el solo mérito de la denuncia, a dictar medidas cautelares de protección a las eventuales víctimas. Entonces, acreditando cualquiera de esas situaciones, el tribunal debe, no siendo facultativo sino obligatorio, otorgar una medida cautelar que proteja a la víctima o potencial víctima.

Normativa relacionada

  • Ley N° 20.066.
  • Ley N° 20.427.
  • Ley N° 19.968, artículos 81 y siguientes.
  • Jurisprudencia relacionada

Disposiciones de la ley N° 20.066 priman por sobre el Código Procesal Penal de manera que el incumplimiento de medida cautelar impuesta al imputado configura el delito de desacato. Corte de Apelaciones de Valparaíso, 07/08/2012, Rol N° 817-2012.

Del análisis de las normas contenidas en la ley N° 20.066 se aprecia claramente que ella, en atención a las materias que regula, es especial en relación a las normas contenidas en el Código Procesal Penal y, por ende, en el evento de existir una colisión entre ellas, en virtud de dicho principio, sus disposiciones deben primar sobre aquel cuerpo legal, tal como lo consignara nuestra Excma. Corte Suprema conociendo del recurso 8467/2009. Es así que mientras la norma contenida en el artículo 239 del Código Procesal Penal, la cual no es sustantiva, genera el efecto procesal de revocar la suspensión condicional del procedimiento, lo cierto es que el desacato en el marco de la Ley de Violencia Intrafamiliar, constituye un delito cuyo bien jurídico protegido es el imperio de las resoluciones judiciales dictadas en esta clase de materias. En consecuencia, habiendo dado por establecido los sentenciadores, que el sentenciado desobedeció la prohibición de acercamiento a la víctima los días 26 de agosto, 21 de septiembre y 6 de octubre del año 2011, que fuera decretada en la forma y autos referidos en el fundamento sexto de este fallo, lo que motivó el inicio de la investigación que dio origen en definitiva al presente juicio, no cabe duda que los delitos de desacato quedaron plenamente configurados, sin que sea exigible, a juicio de estos sentenciadores para estimar, que se esté frente a un actuar doloso y a una conducta antijurídica, que no se haya averiguado cuál fue la motivación subjetiva que tuvo el acusado para acercarse a su víctima, bastando al efecto para configurar dicho elemento del delito, el conocimiento de la existencia de la prohibición y la conducta de acercamiento desplegada hacia la ofendida, todo ello a sabiendas de su existencia. Por otra parte, la circunstancia que la prohibición decretada de acercamiento a la víctima haya sido acordada en un procedimiento de suspensión condicional, cualquiera sea la naturaleza de dicha resolución, en nada altera la conclusión, en el sentido que su transgresión implica la inobservancia de un mandato judicial, cuya sanción está tipificada en la ley. (Considerandos 9° a 11°).

Medidas cautelares decretadas en procedimiento sobre violencia intrafamiliar deben ser acordes y proporcionales con el hecho al que se le da calidad de violento. Corte de Apelaciones de Coihaique, 23/07/2012, Rol N° 40-2012.

Si bien la ley (ley N° 20.066) no lo señala, se estima que al disponer la aplicación de medidas cautelares en protección a la víctima, como lo son las señaladas en el artículo 92, ubicado en el párrafo “Del procedimiento relativo a los actos de violencia intrafamiliar”, las que, como se observa, son de diversa entidad y naturaleza, este Tribunal de Alzada estima que, las que se decreten, deben serlo acorde y proporcionadas, con el hecho al que se le da la calidad de violento, que en el caso, fue que la denunciada le dijo al denunciante, que había conocido otra persona y quería separarse de él, dándole un plazo de siete días para salir de la casa, con sus cosas personales. (Considerando 5°).

Violencia Intrafamiliar. Medidas cautelares. Ley de Violencia Intrafamiliar prima sobre Código Procesal Penal. Salida alternativa. Error de prohibición. Corte de Apelaciones de San Miguel, 04/07/2012, Rol N° 695-2012.

La Ley de Violencia Intrafamiliar N° 20.066 señala en sus tres primeros artículos su objetivo correspondiente a prevenir, sancionar y erradicar la violencia intrafamiliar y otorgar protección a las víctimas de la misma, imponiendo al Estado la obligación de adoptar las medidas conducentes para garantizar la vida, integridad personal y seguridad de los miembros de la familia, debiendo, además, asumir el deber de adoptar políticas orientadas a prevenir este tipo de violencia, en especial contra la mujer y los niños y a prestar asistencia a las víctimas, disponiendo que, entre otras, adopte las medidas necesarias para dar cumplimiento a la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, la Convención sobre los Derechos del Niños y demás instrumentos Internacionales suscritos por el Estado de Chile. Además, declara que será constitutivo de violencia intrafamiliar todo maltrato que afecte la vida o la integridad física o psíquica de quien tenga o haya tenido la calidad de cónyuge del ofensor o una relación de convivencia con él, o sea pariente por consanguinidad o por afinidad en toda la línea recta o en la colateral hasta el tercer grado inclusive, del ofensor o de su cónyuge o de su actual conviviente. La ley aludida reglamenta y distingue dos tipos de procedimientos en sus párrafos 2° y 3°, a saber: De la Violencia Intrafamiliar de conocimiento de los Juzgados de Familia y de la Violencia Intrafamiliar constitutiva del delito. Respecto del segundo de los procedimientos, el que importa para resolver el arbitrio legal deducido, la ya citada ley señala en su artículo 13 Normas Especiales expresando que “en las investigaciones y procedimientos penales sobre violencia intrafamiliar se aplicarán, además las disposiciones del presente párrafo”. Tipifica el delito de maltrato habitual y dispone que el Ministerio Público sólo puede dar inicio a la investigación si el respectivo Tribunal de Familia le ha remitido los antecedentes en conformidad con lo dispuesto en el artículo 90 de la ley N° 19.968 (artículo 14). En su artículo 15, dispone que en cualquier etapa de la investigación o del procedimiento sobre delitos constitutivos de violencia intrafamiliar, y aun antes de la formalización, el tribunal con competencia en lo penal podrá decretar las medidas cautelares que sean necesarias para proteger a la víctima de manera eficaz y opor tuna, tales como las que establece el artículo 92 de la ley N° 19.968 y las aludidas en el artículo 7° de esta Ley de Violencia Intrafamiliar, en el que se preceptúa que cuando exista una situación de riesgo inminente para una o más personas de sufrir un maltrato constitutivo de violencia intrafamiliar, aun cuando éste no se haya llevado a cabo, el Tribunal, con el solo mérito de la denuncia, deberá tomar las medidas de protección o cautelares que correspondan y para ello en el artículo 9° establece las medidas accesorias que en la sentencia el juez debe adoptar, entre ellas, la obligación de abandonar el ofensor el hogar que comparte con la víctima y la prohibición de acercarse a ésta o a su domicilio, lugar de trabajo o de estudio y fijar prudencialmente el tiempo de duración, que en ningún caso puede ser inferior a seis meses, autorizándose su prorrogación. Por su parte, el artículo 10 establece que en caso de incumplimiento de las medidas cautelares o accesorias decretadas, con excepción de aquella prevista en la letra d) del artículo 9°, el juez pondrá en conocimiento del Ministerio Público los antecedentes para los efectos de lo previsto en el inciso segundo del artículo 240 del Código de Procedimiento Civil, sin perjuicio de imponer al infractor, como medidas de apremio, arresto hasta por quince días. (…). (Considerandos 6° a 9°).

Violencia Intrafamiliar. Medidas cautelares. Ley de Violencia Intrafamiliar prima sobre Código Procesal Penal. Salida alternativa. Error de prohibición. Corte de Apelaciones de San Miguel, 04/07/2012, Rol N° 695-2012.

En su artículo 15 (ley N° 20.066), dispone que en cualquier etapa de la investigación o del procedimiento sobre delitos constitutivos de violencia intrafamiliar, y aun antes de la formalización, el tribunal con competencia en lo penal podrá decretar las medidas cautelares que sean necesarias para proteger a la víctima de manera eficaz y oportuna, tales como las que establece el artículo 92 de la ley N° 19.968 y las aludidas en el artículo 7° de esta Ley de Violencia Intrafamiliar, en el que se preceptúa que cuando exista una situación de riesgo inminente para una o más personas de sufrir un maltrato constitutivo de violencia intrafamiliar, aun cuando éste no se haya llevado a cabo, el Tribunal, con el solo mérito de la denuncia, deberá tomar las medidas de protección o cautelares que correspondan y para ello en el artículo 9° establece las medidas accesorias que en la sentencia el juez debe adoptar, entre ellas, la obligación de abandonar el ofensor el hogar que comparte con la víctima y la prohibición de acercarse a ésta o a su domicilio, lugar de trabajo o de estudio y fijar prudencialmente el tiempo de duración, que en ningún caso puede ser inferior a seis meses, autorizándose su prorrogación. Por su parte, el artículo 10 establece que en caso de incumplimiento de las medidas cautelares o accesorias decretadas, con excepción de aquella prevista en la letra d) del artículo 9°, el juez pondrá en conocimiento del Ministerio Público los antecedentes para los efectos de lo previsto en el inciso segundo del artículo 240 del Código de Procedimiento Civil, sin perjuicio de imponer al infractor, como medidas de apremio, arresto hasta por quince días. Se puede concluir que la ley N° 20.066, es especial frente a las normas del Código Procesal Penal y en tal virtud de existir colisión entre ellas, sus disposiciones priman sobre la última y no puede caber duda en ello, dada la materia y objetivos tan particulares que hicieron constar los legisladores en sus primeras disposiciones y en los debates producidos durante su gestión parlamentaria. (Considerandos 9° y 10°)

La Ley de Violencia Intrafamiliar no exige la concurrencia, de acuerdo con la Historia de la ley N° 20.066, de ningún otro elemento sino sólo la decisión de un Juez de Garantía de aceptar el pedido de los intervinientes, Ministerio Público y un imputado a través de su defensa de acceder a conceder como salida alternativa en un proceso penal iniciado por el delito de amenazas en un escenario de violencia intrafamiliar, fijándose para ello condiciones que se debían cumplir, pe ro que dentro del plazo fijado son quebrantadas. (Considerando 13°).

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *